viernes, 18 de marzo de 2011

Como un pez sin agua:

Hola!! Ya han realizado el fallo del sorteo "Resurrección" de Perdidas entre páginas. Ha ganado Azahara con un relato fascinante que te pone los pelos de punta. Así que os pongo el escrito con el que participé, que trata de un tema un poco raro y quizás haya quedado un poco falso por mi falta de experiencia, lo he escrito imaginándome cómo se sentiría. Aunque a mí me gusta bastante.


Corre, corre con todas sus fuerzas escapando, huyendo de la realidad. ¡Libertad! Llega al acantilado, todo está oscuro y no se distingue el cielo del mar. La luna plateada es la única luz que hay e ilumina de forma que las sombras se notan aún más en el contraste. En un momento de locura, salta y se deja caer. Al contrario de lo que se espera, el agua helada le atraviesa como mil agujas afiladas y la despierta. La adrenalina le recorre inevitablemente y sus sentidos se agudizan. Los olores, los sonidos, el frío, la humedad, el peligro…todo es tan preciso que le hace doler la cabeza. Su instinto de supervivencia la obliga a intentar mantenerse a flote y mover los brazos y las piernas, chapoteando y salpicándolo todo. Se abraza las extremidades con todas sus fuerzas imponiéndose a su cuerpo y luchando contra sí misma, qué difícil es morir. Se hunde y hunde lentamente y se va quedando sin aire. Pronto nota una incomodidad en el pecho que le aprieta fuertemente. Tiene que respirar, pero se aguanta, más…. Siente que va a explotar y tiene que subir a la superficie para liberarse. Lo necesita con toda su alma, convulsionándose como una poseída.
  Pero no sabe nadar y no puede salir de esa prisión marina. Aprieta los ojos y los brazos, impidiendo liberarse. Un poco más…sólo un poco más y obtendrá la paz eterna. Ah…se ahoga, ha de salir, no puede más…cede y se suelta, no logra aguantarse y aspira con todas sus fuerzas. Agua y más agua entra en su interior y no consigue toser. Nota que se le caen las lágrimas mientras que, como si hubiera inhalado picante, un terrible picor se le sube por la nariz hasta el cerebro. Se mueve, patalea, se sacude entre las tinieblas, ya no sabe ni lo que hace. Le entra líquido y le sale por todos los orificios del cuerpo, presionándola. Como un pez sin agua. Hasta que poco a poco se va calmando mientras que un extraño cansancio la invade y le quita las fuerzas. Ya no siente la terrible necesidad de oxígeno y deja los ojos entreabiertos y relajados mientras va bajando más y más…todo se vuelve lejano y brumoso como si su cabeza se llenara de espuma. Cada vez más borroso…cada vez más… como un pez sin agua que bajo el agua se ahoga.
¿Qué tal? Os ha gustado? :)
Angy.W  15-3-2011



2 comentarios:

Dany nphenix dijo...

Estuvo lindo. Un poco triste pero me gustó. Creo que escribís bien.
Besos.

Nenina dijo...

Me dolió!!!! me gustó mucho y lo que ella siente es horrible!! que desesperación por lograr tomar un poco de aire para llenar los pulmones y no poder hacerlo!!!!
me gustó mucho!!! sigue que lo haces bien!!;D
brrrrrr entre el frío que sintió y como terminó... brrr brrrr
un besote bella y mira que los Domingos uno se queda en casaaaaaa no se va a la U.!!! nooooo prohibido!!!
:D