lunes, 14 de febrero de 2011

San Valentín!

San Valentín, el día de los enamorados. ¿Y los enamorados no enamorados? Es decir, aquellos  que aman en secreto, solitarios y no correspondidos. Aquellos que se pasan el día suspirando una y otra vez. Aquellos con el corazón lleno de dudas, incapaces de decidir si dar el paso. Aquellos que temen el doloroso rechazo.  Ella tiene la mala suerte de ser una de esas personas, piensa mientras mira los escaparates llenos de dulces y colores apastelados. El amor es bello al principio, entonces uno flota en ensoñaciones y felicidad. Después llega la impaciencia, ganas no satisfechas de estar junto a esa persona tan especial y... 
Suspira por enésima vez, hundida. Lo suyo sí que es un amor imposible. Pero imposible imposible, imposible de verdad. Buah...
-¿Nos vamos o qué?-bufa su amiga-Quiero llegar a la fiesta antes de que me muera de vieja.
-Oh, ¿ya has acabado? que rápido...
-Hace siglos, pero claro, tú estabas babeando mirando ese chocolate que no te atreves a comprarle.
-¿Y cómo quieres que lo haga? Sería el hazmerreír del día y del mes y del año entero si cabe. No tengo tu suerte, novia afortunada.
Sí, desde luego que no tenía su suerte. Nadie tenía su suerte desde que empezó a salir con Still, el chico que todas sueñan, y su relación hasta ahora iba de perlas. Lo demuestra el pastelito en forma de corazón que lleva en la bolsa. Y ella, en cambio...no quiere ni pensarlo. Pero en ese instante, sin saber exactamente qué es lo que está haciendo, entra en la tienda y pide la cajita de bombones que estaba mirando. Hale, ya está hecho. Ahora ya no hay marcha atrás. Llegan después de muchas bromas por el camino y la música en su tono justo, sin explotarte los oídos, les levanta las ganas de cachondeo. Liseline va directa hacia su novio y se besan sonrientes. Selira se queda allí, incapaz de dar su próximo paso. No va hacia sus amigos, sino que se queda con la mirada clavada en él, Broone. Y es que en el fondo, ¿qué puede hacer? Él es uno de los raritos frikis, y pertenece al grupito enganchado a los videojuegos extraños y a Naruto. Pero nada de eso le habría importado...lo mira abrazarse a su novio. Es gay. Soporta unos tonteos más pero una vez agotada su paciencia va directa hacia ellos. Se giran, sin acertar a comprender porqué una chica como ella quiere acercarse a unos como ellos.
-"Ay, madre, ¿y ahora qué hago?"-piensa. Toda la determinación de una milésima de segundo antes desaparece de golpe. Como no se le ocurre otra cosa mejor, le tira la cajita con los bombones. Él, almenos, se toma la molestia de cogerla al vuelo. Tampoco está tan en su mundo. Quizás...una leve esperanza brota en ella, que pronto se desvanece- Para ti- Vaya, qué soso. Casi suena borde. Él se queda desconcertado, y necesita unos segundos para reaccionar.
-Esto...-mira de reojo a su chico- hum...-se nota que no está acostumbrado. Pero no puede terminar porque la risa de sus amigos se lo impide. Han presenciado la escena entera, de cabo a rabo. Es entonces cuando los demás se dan cuenta y se giran hacia ellos. Selira se marcha antes de que pueda sentir las burlas de las otras personas notando cómo se le forma un nudo en la garganta y uno más grande en el corazón. Va hacia la chocolatería de antes, se compra otra caja y se lo come poco a poco en un parque. Pues no, el chocolate no le levanta la moral. Ni ella sabe cómo podía enamorarse de ese, precisamente de ese. Desde que rechazó a Dyl, otro como Still, justificándose de que ya amaba a otro se empezó a correr absurdos rumores sobre quién podría ser. Todos se imaginaban a uno perfecto, guapo y maduro, como ella. Pues bueno, ahora ya saben la verdad. No quiere ni imaginarse cómo será el día siguiente, todo es horrible. Creía que quizás, si se sinceraba con todos... con él... ahora seguramente se estará burlando de ella, por su cara de palurda de antes. Y los demás, peor aún. Ella no está preparada para el rechazo, y menos aún para la humillación. Se dejó llevar por la magia y al final... odia San Valentín. Es el peor día de todos, no tenía que haberlo hecho. y es entonces cuando suena su móvil, un sms.
Mchas grcias x el detalle, stoy muy feliz. Es la primra vez q una chica m regala algo n ste dia, hoy stoy d suerte d q hayas sido prcisamnte tu. No t sientas mal x esos glpollas, no les hgas caso. Qria dcirt q m hubiera ncantado q fueras mi nvia pro no pdo, es mi mnera d ser. Asi q xfa, vuelve. Tdos t stan sperando.
Bueno, quizás no sea todo tan malo, piensa...y unos momentos le bastan para que tome otra decisión. ¡Qué rápido que puede el amor cambiar el estado de una persona! Quizás no sea lo correcto, y cuando llegue no le guste especialmente lo que se encontrará pero si él se lo pide...qué se le va a hacer, es San Valentín y ese día a todos les gusta soñar, aunque sólo sea por un día.
14-2-2011
Angy.W

4 comentarios:

angy.w dijo...

Eh...ahora quelo leo me parece un poco cutre xD es lo q tiene improvisar...

Elisabet dijo...

cutre?¿?¿?¿?¿?¿?¿!
pero en que mundo vives tu! si está genial!! a mi me gustó y me llegó bastante, y para eso que era improvisado! no quiero saber lo que te saldrás si lo reivsas a conciencia jajaja xd!
espeor más relatos tuyos en esa biblioteca, que esta casi vacía!¬¬
xd!
besos wapi!! y no te desanimes que escribes muy bien :)!

angy.w dijo...

Graciaas!! :D no sabes la ilusión que me hace ver esto, me anima a seguir con mas ganas TT^TT si, la pobre biblioteca esta casi vacía ...tengo q escribir mas xD

Ana dijo...

Angy me ha gustado mucho y no me parece nada cutre, está guay... Tienes mucha imaginación y eso es genial... a ver si escribes más un beso wapa!!